Posts Tagged ‘Rebrote

30
Jul
09

¿ESTAMOS PREPARADOS PARA EL REBROTE?

 flu-virus-e06074-sw

La posibilidad de un rebrote de la influenza N1H1 hace necesario retomar las medidas de prevención de contagios así como revisar que nuestro plan de contingencia sanitaria se encuentre listo para echarse a andar

Por José Luengas

 

 

Para nadie es un secreto que la influenza tipo N1H1 presenta  una dinámica de “oleadas”.  Es decir etapas cíclicas en las que la enfermedad vuelve a presentarse en lugares o zonas donde ya se habían dado casos.  Las autoridades de salud han  advertido que en el caso de la influenza  tipo N1H1 se espera un rebrote hacia finales de septiembre u octubre  con el inicio de climas más fríos.

Sin embargo, hoy día se registra un repunte en el ritmo de aparición de nuevos casos en los estados de Chiapas, Oaxaca, Tabasco y Yucatán.  Por lo que no se puede descartar el hecho de que en otras partes del país,  incluyendo  el área metropolitana de la Ciudad de México, se presente un “rebrote” o una “segunda oleada” muy posiblemente antes de lo pronosticado.

Frente a esta situación los representantes de Salud del Gobierno del DF han declarado a la prensa  que no se volverían a tomar medidas tan drásticas como la suspensión de actividades en la capital de país y que se cuenta con un plan de acción en caso de un rebrote.  Pese a todo,  los medios de comunicación cuestionan que las autoridades de salud cuenten con la capacidad de reacción

Más allá de cuestionar quien tiene la razón, nuestra labor como responsables de la administración de riesgos, seguridad, recursos humanos o consultores de comunicación, es la de estar monitoreando la situación para poder anticipar las acciones a tomar en caso de que un rebrote de influenza se presente en nuestra comunidad e impacte a nuestra organización.

 

LO QUE APRENDIMOS EN “LA PRIMERA OLEADA”

En esta misma columna se han expuesto algunos de los principales aprendizajes y reflexiones que la primera oleada del virus N1H1 nos dejó como aprendizajes.  A manera de resumen podemos enlistar dos grandes aprendizajes:

  1. El plan de contingencias debe formar parte de los planes de emergencia.

De la misma forma en que deben existir planes de emergencia para reaccionar ante incendios  o un retiro de producto, una contingencia sanitaria como el virus AN1H1, es una situación de emergencia con características propias que requiere un plan de contingencia.  

Durante las primeras horas de declarada la contingencia, la mayoría de las organizaciones  comenzaron a definir  los pasos a seguir y a decidir si la coordinación debía recaer en el área de Seguridad, Recursos Humanos  o incluso en la Dirección General.  Es decir en muchas organizaciones  no se tenía delineado un plan de acción a seguir.  Sin embargo sobre la marcha se implementaron las acciones a seguir.

Se pueden identificar 5 categorías que engloban las acciones a seguir en el plan:

Comunicación.-  Particularmente en una contingencia sanitaria un plan estructurado de comunicación es un elemento clave para definir qué se debe comunicar, cómo y quién debe hacerlo.  Específicamente en el caso de los empleados es de suma importancia ayudarles a entender la situación, las medidas que ellos y sus familiares deben seguir para fomentar la prevención, a dónde pueden acudir en caso de atención médica  y sobre todo las acciones que la empresa seguirá para el manejo de la situación

Acciones de prevención.- las medidas sanitarias a seguir en las horas laborales

Acciones de monitoreo a la salud.- acciones de revisión y seguimiento de la salud de la fuerza laboral y de aquellos empleados más vulnerables

Políticas.- Las reglas de operación en materia de viajes, pagos, recepción de matera prima etc.

Continuidad de procesos críticos.- Definición de los procesos clave y el plan a seguir para garantizar la operación de dichos procesos

 

  1. Es necesario contar con un plan Crisis y Continuidad de Negocio frente a contingencias sanitarias

Este evento dejó de manera más que evidente la relevancia de contar con un plan de continuidad de negocio que permita hacer frente ante directrices gubernamentales como el cierre de operaciones o escalonar los horarios de trabajo motivando el trabajo en casa con el objetivo de continuar operando a pesar de la contingencia. 

Algunas condiciones  que apoyaron a disminuir el impacto negativo suponen que el virus resultó menos letal de lo esperado, si se atiende a tiempo, incluso su tasa de mortalidad fue menor  que la tasa de la influenza estacional.   Sin embargo su capacidad de contagio y el desconocimiento inicial de sus posibles consecuencias fomentó -y para muchos justificó- que en su momento las autoridades sanitarias hayan tomado la decisión de suspender de manera radical las actividades económicas.

Cabe destacar también que se implementaron importantes  esfuerzos de comunicación y prevención por parte de las autoridades de salud y en definitiva  un elemento muy valioso fueron las acciones implementadas en las organizaciones a través de los procedimientos de contingencia que ya hemos mencionado, gracias a los cuáles  este evento se quedó en un nivel de contingencia y no evolucionó a una situación de crisis, como lo hubiera sido un contagio masivo en nuestra planta laboral o la noticia en la prensa de que en nuestra organización se han presentado casos de contagio  con el potencial de generar  problemas laborales,  sindicales, con nuestros clientes y proveedores como resultado de esa situación. 

Si se diera ese caso,  no sólo sería necesario saber cómo contener la emergencia sanitaria y sus consecuencias técnicas, sino además saber cómo comunicar el control del evento y sus efectos colaterales entre las principales audiencias de la empresa.  Es decir saber cuándo activar el plan de Manejo de Crisis de acuerdo a los impactos en la comunidad y en la organización. 

Para empezar, una buena medida será  tomar como referencia el semáforo sanitario como un elemento de monitoreo para la toma de decisiones, en lugar de considerar la escala de impacto de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que mide otro tipo de impacto.

 

NO BAJAR LA GUARDIA EN LOS ESFUERZOS DE PREVENCION

Hay voces que señalan que el rebrote del virus en Chiapas, Oaxaca, Tabasco y Yucatán con cifras que han llamado la atención de las autoridades de Salud, se debió a la flexibilización en las medidas de higiene y prevención por parte de la misma comunidad.

Esta situación nos recuerda que el virus sigue presente en nuestro país, tal vez de forma controlada, pero mientras no exista una vacuna que minimice su impacto, la prevención es la mejor herramienta con la que contamos.  Vale la pena realizar campañas de comunicación interna fomentando el valor de la higiene. Revisar los planes de contención e incluso hasta negociar con los proveedores de cubre bocas para contar con un stock suficiente a un precio razonable.

Finalmente la labor de monitoreo sumada a la de contar con los planes de contingencia, continuidad de negocio y manejo de crisis permitirán tomar las mejores decisiones en el momento conveniente. Recordemos que el  riesgo de hacer sonar la alarma demasiado pronto o demasiado tarde, puede traer severas consecuencias.

 

Si necesita asesoría en el enfoque y fortalecimiento de sus Planes de Continuidad  o sus Programas de Manejo de Crisis, permítanos apoyarle a proteger el rumbo de su negocio.- Crisis Control

 José Luengas Benítez. DSI  jluengas@crisiscontrol.com.mx actualmente es director y socio de Crisis Control. Tiene una experiencia de 13 años en la consultoría de Manejo de Crisis desarrollando e implementando programas de crisis para empresas líderes en las industrias de consumo, farmacéutica, servicios, construcción, petroquímica y financiera.  Es miembro fundador de la Asociación de Planeadores Anti-Contingencias (ACP) capítulo México. Es miembro de la American Society for Industrial Security (ASIS) y candidato para la Certificación como Profesional de la Protección (CPP)

Anuncios